20/9/13

Sir Francis: balls

balls. Como en español ‘pelotas’, balls se refiere a los testículos, pero en inglés ball puede indicar también el acto sexual.

The balls, las pelotas, los cojones. En este caso, la equivalencia con el español es exacta (balls, pelotas), pero los ingleses los llaman también nuts y los españoles, huevos, por ejem­plo, sin que nueces o eggs, respectivamente, sean usados normalmente en el otro idio­ma para designar esta parte de la anatomía masculina. Esto origina a veces malentendidos. Recuerdo que Sir Francis, gran admirador de lo que él llamaba 'gracia andaluza',  contaba dos anécdotas de ingleses, viajeros por España, que tuvieron problemas con la palabra «huevos»: El primero de ellos entra en el compartimento de un tren, ve un asiento ocupado únicamente por un paquete y pregunta a la seño­ra del asiento de al lado: «Can I sit here?» (“¿puedo sentarme aquí?”), la señora responde: «Si, pero tenga cuidado con los huevos». El inglés, señalando el paquete, comen­ta: «¡Ah! huevos, ¿no?» y la señora replica: «No, alfileres». El segundo es huésped en una casa de campo. Necesita ir a aliviar el vientre, y el dueño de la casa le dice que no hay cuarto de baño, pero que puede hacerlo en el corral, aunque le advierte que hay una gallina que pone los huevos «moraos». El inglés dice que a él no le importa el color de los huevos que pone la gallina, hasta que el campesino le aclara que es a picotazos. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada