30/7/13

Los Pecadillos de los Andaluces

Hoy comparto con vosotros “LOS PECADILLOS DE LOS ANDALUCES”, charla que di hace unos años en el dpto de español de la E.O.I. de Málaga.
La charla va dedicada a los alumnos de otras nacionalidades que actualmente estudian español en Málaga capital y pueblos de su provincia, y también a todos aquellos que residen en nuestra tierra y, muy especialmente, a los que se dedican a la enseñanza, desempeñando un papel de suma importancia, con el deseo de que nos puedan conocer mejor a los andaluces y, conociéndonos mejor, haya un mayor entendimiento entre nosotros.

“LOS PECADILLOS DE LOS ANDALUCES”

Hay un libro muy interesante de Fdo. Díaz Plaja, titulado “El español y los siete pecados capitales” donde se analizan de manera simpática y entretenida los pecados más importantes de los españoles, es decir: la soberbia, la envidia, la ira, la avaricia, la gula, la lujuria y la pereza. En mi charla de hoy voy a pasar revista a estos pecados, para ver cuántos de ellos cometemos los andaluces, además de otros pecados menores, que podemos llamar “pecadillos” o defectillos. No es mi intención criticar a los andaluces (yo tamb. soy andaluz y de Málaga, a mucha honra), pero hay un dicho español que reza así: “Se alaba a una persona por sus virtudes, pero se le quiere por sus defectos”. Por lo tanto, es mi objetivo que después de esta charla y viendo nuestros muchos defectos nos queráis más a los andaluces y especialmente a los malagueños.
Vamos a empezar por la soberbia. El español, quizás como herencia de otros tiempos pasados de nuestra historia, cuando eramos un gran imperio, admirados y temidos en todo el mundo, es algunas veces demasiado orgulloso. No es este un pecado, sin embargo,  que afecte demasiado a los andaluces, aunque algunas veces salga a relucir en frases como “lo haré si me da la real gana” o cuando se enorgullece de las cosas buenas que tenemos en Andalucía, “lo mejor del mundo”. Esto no quita que el andaluz sea el primero criticando nuestras cosas malas, pero que nadie de otro lugar lo haga, porque entonces “le saca los ojos” (no lo permitirá bajo ningún concepto).
Y la envidia, ¿es envidioso el andaluz? No mucho, la verdad, pero a veces le cuesta reconocer los méritos de los demás y cuando alaba casi siempre añade algún defecto para compensar: “sí, escribe muy bien pero es muy antipático, o muy feo, etc.” No es raro incluso que añada algún pseudo insulto, como cuando alabando a un gran jugador de  fútbol se le oye decir “¡qué bien juega el cabrón!”.
Seguimos con la ira. Tampoco es el andaluz excesivamente colérico. A veces se oye a dos andaluces hablando a voces, pareciendo que se están peleando y que están a punto de “liarse a hostias”, cuando a lo mejor son grandes amigos y al final la sangre no llega al río” y hasta se dan un abrazo.
En cuanto a la avaricia, no puede decirse que los andaluces sean ‘agarraos’ o ‘encogíos’. Todo lo contrario, el andaluz es muy generoso por regla general. Os daré un ejemplo: puede que una familia tenga problemas para que el dinero le alcance hasta fin de mes, pero llega una boda, un bautizo o una primera comunión y el andaluz lo celebrará a lo grande, ‘tirando la casa por la ventana’ si es menester.
Los tres últimos pecados capitales: la gula, la lujuria y, sobre todo, la pereza, nos afectan más a los andaluces. Como a todo buen español, al andaluz le gusta comer y beber bien, pero a veces se pasa, aunque esto es bastante comprensible en una tierra donde se puede disfrutar de tan buenos vinos y manjares. El pescaíto malagueño, por ejemplo, es fantástico, como seguramente habréis tenido ocasión de comprobar: los ‘espetos’ de sardinas que se toman en los chiringuitos junto a la playa, los boquerones, típicos de esta tierra, hasta el punto de que a los malagueños nos llaman ‘boquerones’, porque el boquerón se pesca muy bien cerca de las costas malagueñas; los chanquetes, cuya venta está prohibida, pero el andaluz se salta esta ley ‘a la torera’ (estas leyes son para los demás, pero no para él, él está por encima de eso).
Tampoco se ve libre el andaluz de la lujuria. El español es bastante ardiente por regla general, pero al andaluz es muy dado a echar piropos, algunos picantones (“ese culito que no pase hambre) y “se le van los ojos detrás de las mujeres”.
Y no digamos nada de la pereza. Camilo José Cela decía que la siesta era el deporte nacional y para muchos andaluces, la siesta es sagrada. Es típico acusar al andaluz de ser poco trabajador, bastante vago, para entendernos. Hay multitud de chistes al respecto, por ejemplo al de aquél forastero que va una tarde a una oficina del estado, intenta subir y el portero le dice “No hay nadie arriba”. El tipo dice, “ah! ¿no trabajan por la tarde?” y el conserje responde “no, cuando no trabajan es por la mañana, por la tarde no vienen”. Pero también hay mucho de leyenda en esto de la pereza del andaluz, porque la verdad es que el andaluz ‘curra’ (trabaja) como el primero. A lo mejor no encuentras a nadie en una oficina a las diez o las once de la mañana, porque todos está tomando café, o a las cinco de la tarde, porque están todavía durmiendo la siesta, pero no es raro encontrarlos en la oficina a las tres de la tarde o las nueve  o las diez de la noche si hace falta.
Vamos ahora a analizar otros defectos de los andaluces, que no llegan a ser pecados importantes y que podemos catalogar como ‘pecadillos’. Veamos a continuación algunos de los más característicos.
Al andaluz le gusta mucho hablar y a veces se enrolla más de la cuenta, contándo historias, chistes o cosas de su vida, sin importarle que su interlocutor tenga o no prisa.
Otro pecadillo del andaluz es la exageración. El andaluz y concretamente el malagueño es muy exagerado. Si va conduciendo su coche por la calle y ve unas obras dice: “esa obra lleva ya siglos”, cuando a lo mejor empezó sólo hace un par de semanas; cuando no encuentra aparcamiento, comenta “he dado quinientas mil vueltas y no encuentro ningún aparcamiento libre”; si te quiere agradecer algo no te dirá escuetamente “gracias”, sino “un millón de gracias” y si se refiere a alguien que es rico, dirá “tiene más dinero que pesa” o “está podrío de dinero”.
También es propenso al cotilleo: le gusta llevar la vida y milagros de la gente que vive en su mismo bloque, que trabaja en su misma oficina o simplemente de los vecinos del barrio: “¿te has enterao que fulano se entiende con fulana?, ¿que a fulano le “pone los cuernos” su mujer?, ¿que a fulanita la ha dejado plantada el novio?, etc. Esto explica el éxito que tienen en Andalucía programas de TV como ‘sálvame’, ‘corazón, corazón’, etc.
Por último, al andaluz se le acusa también a menudo de ser demasiado guasón, de no tomarse nada en serio. Esto es verdad, pero en mi opinión es más una virtud que un defecto. Tener un buen sentido del humor es necesario para poder sobrellevar los contratiempos y reveses de la vida.

EJERCICIO Nº 1

PECADOS Y PECADILLOS. Indica a qué pecado o pecadillo se refiere cada una de las siguientes expresiones:

1.- Enrollarse en el bigote de una gamba.

2.- Reírse hasta de su (propia) sombra.

3.- Tener la lengua muy afilada.

4.- Estar echando barriga.

5.- Recibir hostias hasta en el carné de identidad o en el cielo de la boca.

6.- Comerse a una mujer con los ojos.

7.- Empinar el codo.

8.- No hacer ni el huevo/no coscarse.

9.- Ponerse morao.


EJERCICIO Nº 2

RIVALIDAD ENTRE DISTINTOS PUEBLOS ANDALUCES. Completa las siguientes expresiones:

1.- La gente de Almogía, el que no la a la entrada, la da a la .......................

2.- En Marbella, el que entra con capa sale sin .....................

3.- El disimulo de Antequera, con la cara tapada y el culo .................

4.- De Osuna, de ciento una y en Morón de la Frontera, ni una .........................

5.- Si llevas dinero a Estepa, que ni el alcalde lo ..........................

6.- Quedarse como el gallo de Morón, sin plumas y .................

7.- Ser más feo que el sargento de Utrera, al que la nodriza le daba el biberón por el culo para no verle la ............

8.- Irse por los cerros de ................


EJERCICIO Nº 3

MALENTENDIDOS. Las siguientes frases se prestan todas a malentendidos, a ver si puedes aclararlos:

1.- Olerse la tostá.
a.- algo se está quemando en el horno; b.- darse cuenta de algo que se trama contra uno.

2.- Esa chica va pidiendo guerra.
a.- va ligera de ropa y provocando a los hombres; b.- lleva una pancarta apoyando la guerra de Iraq.

3.- Írsele a alguien la olla.
a.- hervir el puchero y salirse el caldo; b.- volverse loco.

4.- No hay tu tía.
a.- tu tía no se encuentra por ninguna parte; b.- eso es imposible de evitar.

5.- Es muy tentón.
a.- es muy indeciso; b.- le gusta mucho tocar.

6.- Échate.
a.- túmbate en el suelo; b.- paga lo que me debes.

7.- Es una bellísima persona.
a.- es muy bueno; b.- es muy guapo.

8.- Darse el filete.
a.- hartarse de caricias y de besos con una chica; b.- comerse un buen bistec de solomillo

9.- Tirarse a la bartola.
a.- hacer el amor a una mujer de este nombre; b.- no hacer ni el huevo/no coscarse.

10.- Poner un rabo.
a.- disfrazar a alguien de diablo en Carnaval; b.- arrimarse demasiado por detrás a una mujer en las bullas.

EJERCICIO Nº 4

MALAGUEÑISMOS. Une los número con las letras

1.- Estar guarnío.
2.- Ser un huevúo o una jigona
3.- Dabuten.
4.- Estar chingao.
5.- Hacerse el longui o el lipandi.
6.- Viene escamondao.
7.- Estar al aliquindoi.

a.- ser demasiado tranquilo, a.
b.- estar ojo avizor, estar alerta
c.- viene muy limpio.
d.- ¡magnífico, estupendo!
e.- estar muy cansado.
f.- hacerse el distraido.
g.- estar muy enfadado, cabreado.


EJERCICIO Nº 5

LUGARES DE MÁLAGA. Si un malagueño te dice que te espera en uno de los siguientes lugares, ¿a dónde te dirigirías?

1.- El Paseo de los Curas.
2.- la casa de Picasso/el monumento a Torrijos.
3.- el Jardín de los Monos.
4.- la Alameda de los Tristes.
5.- la puerta de las cadenas.
6.- la tribuna de los pobres, para ver las procesiones.
7.- la Casa (de) Guardia. 

EJERCICIO Nº 6

COMPARACIONES PINTORESCAS. Completa las siguientes comparaciones:

1.- más despistao que un ....................en un garaje.
2.- más lento que el .....................del malo.
3.- ser más pesao que una.................en brazos.
4.- no ver ni tres en un .................
5.- estar más mosqueao que un .................en Navidad.
6.- ser más vago que la chaqueta de un ..............
7.- tener (un lugar) más mierda que la bombilla (de) una.................
8.- ser más peligroso que una caja de ..............
9.- estar más caliente que el palo (de) un ................
10.- ser más puta que las .....................


EJERCICIO Nº 7

EXPRESIONES RIMADAS. Completa las siguientes:

1.- Corta Blas, que no me ............

2.- mucho te quiero perrito, pero pan ................

3.- me las piro como un ...................

4.- en caso de duda, la más.................

5.- dos tetas tiran más que dos ..............

6.- la cagaste, Burt ..........

7.- no te enrolles, Charles ..........

8.- corta el rollo, cara .................

9.- San Cucufato, los huevos te ato y hasta que no encuentre lo que he perdido no te los .............

10.- con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ......................


EJERCICIO PARA CASA. Traduce a tu propio idioma:

Retrato en blanco y negro de un andaluz.

El andaluz medio es un tipo simpático que “tié” gracias y salero “pa da y vendé” y aunque hay alguno con muy “mala follá” que cuando se “mosquea” no duda en obsequiar a su enemigo con términos tan expresivos como “carapapas”, “follapavas” y otras lindezas por el estilo, lo normal es que esté “sembrao”, con ganas de “guasa”, “pitorreo” y “regodeo”, e incluso cuando llama a un amigo que le “ha hecho una faena” “cabroncete” o “mariconazo”, lo hace en un tono de voz cariñoso, que excluye todo deseo de ofender por su parte.
Pero tiene que luchar permanentemente el andaluz contra esa injusta fama que le atribuyen en otras tierras de España y del extranjero de estar “todo el santo día” “sin dar golpe”, “sin coscarse” o “sin hacer ni el huevo”, “empinando el codo” en la taberna, hartándose de “moyate” o “ligando” por ahí como un auténtico Don Juan, cuando la verdad es que es el primero “currando” y raro es cuando “se come un pimiento o una rosca”, como no sea “pelando la pava” con su novia o “cumpliendo” con “la parienta".
Puede, eso sí, que por estos “andurriales”, la mayoría esté siempre “a la cuarta pregunta”, “a dos velas”, “bollao”, “sin una lata” o “más tieso que la mojama”, pero también es cierto que el andaluz es “rumboso” y cuando llega la hora sabe “rascarse el bolsillo” “como el primero” y “tirar la casa por la ventana” si es menester, porque, como puede que hayan oído más de una vez, por “estos pagos” (en esta tierra), “no hay miseria”. En resumidas cuentas, señoras y señores, a mí el andaluz me parece un tipo “cojonudo”.

CLAVE

EJERCICIO Nº 1

1.- hablar demasiado;  2.- ser un guasón; 3.- ser un cotilla; 4.- gula; 5.- exageración; 6.- lujuria; 7.- gula;  8.- pereza; .- gula o lujuria

EJERCICIO Nº 2

1.- La gente de Almogía, el que no la a la entrada, la da a la  salida.

2.- En Marbella, el que entra con capa sale sin ella.

3.- El disimulo de Antequera, con la cara tapada y el culo fuera.

4.- De Osuna, de ciento una y en Morón de la Frontera, ni una siquiera.

5.- Si llevas dinero a Estepa, que ni el alcalde lo sepa.

6.- Quedarse como el gallo de Morón, sin plumas y cacareando.

7.- Ser más feo que el sargento de Utrera, al que la nodriza le daba el biberón por el culo para no verle la cara.

8.- Irse por los cerros de Úbeda.

EJERCICIO Nº 3

1.- Olerse la tostá.
a.- algo se está quemando en el horno; b.- darse cuenta de algo que se trama contra uno.

2.- Esa chica va pidiendo guerra.
a.- va ligera de ropa y provocando a los hombres; b.- lleva una pancarta apoyando la guerra de Iraq.

3.- Írsele a alguien la olla.
a.- hervir el puchero y salirse el caldo; b.- volverse loco.

4.- No hay tu tía.
a.- tu tía no se encuentra por ninguna parte; b.- eso es imposible de evitar.

5.- Es muy tentón.
a.- es muy indeciso; b.- le gusta mucho tocar.

6.- Échate.
a.- túmbate en el suelo; b.- paga lo que me debes.

7.- Es una bellísima persona.
a.- es muy bueno; b.- es muy guapo.

8.- Darse el filete.
a.- hartarse de caricias y de besos con una chica; b.- comerse un buen bistec de solomillo

9.- Tirarse a la bartola.
a.- hacer el amor a una mujer de este nombre; b.- no hacer ni el huevo/no coscarse.

10.- Poner un rabo.
a.- disfrazar a alguien de diablo en Carnaval; b.- arrimarse demasiado por detrás a una mujer en las bullas.

EJERCICIO Nº 4

 1-e;  2-a;  3-d;  4-g;  5-f;  6-c;  7-b

EJERCICIO Nº 5

1.- El Paseo de los Curas (paseo junto a la valla del puerto)
2.- la casa de Picasso/el monumento a Torrijos (Plaza de la Merced.
3.- el Jardín de los Monos. (Plaza de la Victoria)
4.- la Alameda de los Tristes. (Alameda de Colón)
5.- la puerta de las cadenas. (entrada a la Catedral, junto al Sagrario)
6.- la tribuna de los pobres, para ver las procesiones. (escalinata del Puente de la Aurora)
7.- la Casa (de) Guardia. (la Alameda)

EJERCICIO Nº 6

1.- más despistao que un pulpo en un garaje.
2.- más lento que el caballo del malo.
3.- ser más pesao que una vaca en brazos.
4.- no ver ni tres en un burro.
5.- estar más mosqueao que un pavo en Navidad.
6.- ser más vago que la chaqueta de un guardia.
7.- tener más mierda que la bombilla (de) una cuadra.
8.- ser más peligroso que una caja de bombas.
9.- estar más caliente que el palo (de) un churrero.
10.- ser más puta que las gallinas.

EJERCICIO Nº 7

1.- Corta Blas, que no me vas.

2.- mucho te quiero perrito, pero pan poquito.

3.- me las piro como un vampiro.

4.- en caso de duda, la más tetuda.

5.- dos tetas tiran más que dos carretas.

6.- la cagaste, Burt Lancaster.

7.- no te enrolles, Charles Boyer.

8.- corta el rollo, cara bollo.

9.- San Cucufato, los huevos te ato y hasta que no encuentre lo que he perdido no te los desato.

10.- con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho.

EJERCICIO PARA CASA.

Respuesta individual, según la nacionalidad de cada estudiante. 

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada