17/1/14

Sir Francis: The Chastity belt

chastity belt. Cinturón de castidad, artefacto que, según dicen, los Grandes en la Edad Media obligaban a sus esposas a colocarse en sus partes pudendas, cuando ellos tenían que ausentarse por largos periodos de tiempo (Cruzadas, etc.), para asegurarse de que su ‘honor’ quedaba intacto. Esta costumbre, según decía Sir Francis, daba lugar a veces a situaciones altamente embarazosas:
     «I’m back from the wars
     With sad news of disaster
     A terrible mishap
     I have to confide
     As my ship was a-passing
     The straits of Gibraltar.
     I carelessly dropped the key
     Over the side».
    
     «Alas and alack, I am locked up forever».
     Then up stepped the page-boy
     Saying «leave this to me.
     If you will allow me
     To enter your chamber,
     I’ll open it up with
     My duplicate key».
    
     “De la guerra estoy de vuelta
     Con noticias desastrosas.
     Un terrible contratiempo
     Os tengo que confesar:
     Cuando mi barco cruzaba
     El Estrecho de Gibraltar
     Se me cayó la llave
     Por la borda al mar.”
     “Encerrada estoy por siempre, ay de mí!”
     Entonces el paje adelantándose
     Dijo: “Dejadme hacer a mí
     Si habéis de permitirme luego
     Entrar en vuestro aposento
     Lo abriré en un momento
     Con mi llave de repuesto.”


     Para evitar estos contratiempos, se solía dejar la llave a una persona de toda confianza, que no siempre era fácil de encontrar: Un Barón, antes de partir para las Cruzadas, tras sesudas reflexiones, decide dejar la llave del cinturón de castidad de su bellísima esposa al hombre más íntegro del Reino, el Arzobispo de Canterbury. Unos días más tarde, cuando su barco estaba a punto de zarpar, ve llegar en medio de una nube de polvo al Arzobispo que, jadeante, le grita desde su corcel: «Hey! you gave me the wrong key!» «You’re telling me!» said the baron (“Eh! me dio la llave equivocada!” “A mí me lo va a decir”, replica el Barón).

4 comentarios :

  1. Gracias, Carmen, para mí es una satisfacción que Sir Francis te haga reír.

    ResponderEliminar
  2. Not only did you have to know how to pick up women at the time, but also how to pick locks!

    ResponderEliminar